Actívate y súmate para un futuro más sostenible

Un vistazo a cómo el fundador y Director General de Earth Deeds, Daniel Greenberg, desarrolló el modelo de fijación de carbono.

La meta principal de Daniel Greenberg para Earth Deeds, la empresa en línea de fijación de carbono que comenzó hace cinco años, es que un día se vuelva redundante.

Greenberg busca que el concepto de la fijación del carbono se convierta lo suficientemente transversalizado para que la valoración de los costos sociales de las emisiones de carbono y su cálculo en los costos y sistemas cotidianos sea común, y una plataforma como Earth Deeds, que dirige fondos que igualan el costo social de emisiones de carbono para organizaciones que trabajan para soluciones locales sostenibles, ya no sea tan único e innovador -por no mencionar necesario- como lo es ahora. SERES ha iniciado una iniciativa de fijación de carbono con Earth Deeds y nos hemos reunido con Daniel para aprender más sobre cómo comenzó a desarrollar la idea de fijar el carbono y cómo todos podemos ser activos e involucrados en la creación de un planeta más sostenible.

El camino hacia la puesta en marcha

Daniel Greenberg, fundador y CEO de la organización de la fijación del carbono Earth Deeds. “Lo que estamos tratando de hacer con Earth Deeds es contar una historia diferente. Que en realidad, fundamentalmente, estamos conectados,” dice Greenberg. [Foto de Earth Deeds]

Como estudiante en la Universidad de Cornell en la década de los 1980, Greenberg estudiaba ingeniería eléctrica y soñaba con trabajar con inteligencia artificial, en lo que él pensaba que sería la “vanguardia de la sociedad.” Esto fue hasta su segundo año, cuando el tiempo dedicado a la enseñanza computacional en un programa después de clases hizo que Greenberg se diera cuenta de que “le gustaban más los niños que las computadoras”, dice con una carcajada.

Esta revelación lanzó a Greenberg en el camino hacia una especialidad en psicología y luego un doctorado en psicología infantil y escolar. Después de pasar dos años haciendo una tesis sobre el desarrollo del niño en las comunidades intencionales, Greenberg montó en una furgoneta con su entonces compañera y ahora esposa Monique, y viajó a entre 30 y 40 comunas a través de Norteamérica.

Mientras hacía una pasantía en Findhorn, una comunidad intencional en Escocia, Greenberg fue testigo del profundo impacto que vivir en la comunidad y aprender sobre estilos de vida sostenibles tuvo sobre un grupo de estudiantes universitarios que estaban de visita. Greenberg se dio cuenta de su nuevo objetivo y la pasión fue desarrollar programas de estudio en el extranjero en comunidades sostenibles con el fin de “construir este puente, para que más jóvenes adultos, más futuros líderes pueden tener esta experiencia de vivir en comunidad”.

Comenzó la organización Living Routes en 1999 y en asociación con la Universidad de Massachusetts Amherst, facilitó experiencias de estudio en el extranjero para más de 1500 estudiantes universitarios en ecoaldeas de todo el mundo antes de su clausura en 2014.

Los estudiantes fueron transformados, el conocimiento fue intercambiado, las conexiones fueron hechas, las relaciones construidas. Pero había un “dilema inherente” dentro de las operaciones de los programas, notó Greenberg.

“Aquí estamos, una organización sobre sostenibilidad, llevando a los estudiantes a estas comunidades que estaban tratando de modelar opciones de vida sostenible, y sin embargo, ¿qué estábamos haciendo? Estábamos volando gente de todo el mundo, que estaba emitiendo toneladas de dióxido de carbono, lo que contribuía al efecto invernadero, al cambio climático y al calentamiento global. Así que nunca me sentí bien. Sentí que valía la pena porque realmente estaba cambiando vidas, pero también sentía que era realmente importante medir y reconocer estos impactos ambientales no disponibles de nuestro viaje”, dice Greenberg.

Por lo tanto, estableció un sistema en el que los estudiantes calculaban las emisiones de carbono de sus vuelos y con base en estas cifras, Living Routes reservó un fondo en cada programa para contabilizar estas emisiones. La pregunta entonces se hizo evidente: ¿Qué hacer con todo el dinero?

Fijación vs. Compensación: ¿Cuál es la diferencia?

Greenberg desarrolló la fijación del carbono como alternativa a la compensación del carbono para individuos y organizaciones que desean ser carbono-conscientes. [Foto de SERES]

“La solución más fácil” para Greenberg y Living Routes habría sido dar el dinero a una de por lo menos varias docenas de empresas importantes de compensación de carbono, que invierten fondos asignados a proyectos – plantar árboles, invertir en energía renovable, etc.- para reducir la cantidad de dióxido de carbono que va en la atmósfera.

“Para compensar los créditos, han aumentado la conciencia de la gente sobre sus impactos y han transferido más de 3 mil millones de dólares en la última década a un montón de buenos proyectos”, dice Greenberg.

Sin embargo, hay “muchos desafíos” implícitos en el proceso de compensación que obligó a Greenberg a buscar un mejor uso de los fondos de emisiones de carbono en Living Routes.

“Uno de los grandes problemas en la compensación es que es ineficiente“, explica.

Para vender “créditos” de carbono, como se les llama en el mercado voluntario de carbono, las compañías de compensación de carbono tienen que emplear e involucrar a mucha gente en el proceso para medir la mitigación de carbono de los proyectos que reciben fondos. El costo de esos empleados y otros consultores involucrados en el proceso toma una porción del dinero originalmente dedicado a la mitigación de carbono, lo que significa que a veces tan poco como 30 centavos de dólar realmente llega al proyecto en sí.

“Otra cuestión importante es lo que se llama adicionalidad, y esta es la idea de que la compensación tiene que haber sucedido gracias a tu dinero”, dijo Greenberg, explicando que en términos básicos, adicionalidad significa que las empresas de compensación de carbono tienen que identificar si el dinero otorgado para plantar más árboles, por ejemplo, es la razón real de que esos árboles fueron plantados. Según Greenberg, se estima que 70% de los proyectos pudieron haber sucedido de todas maneras, hayan o no contribuido esos fondos.

Los expertos se estiman que tan poco como 30 centavos de dólar contribuido a las empresas de compensación del carbono realmente llegan al proyecto en sí. [Foto de SERES]

La solución descubierta por Greenberg y sus colegas en Living Routes, estaba literalmente frente a sus narices. Decidieron dar dinero a proyectos y ecoaldeas con las que ya estaban trabajando. Aunque era imposible medir la cantidad exacta de emisiones de carbono que estaban mitigando, los proyectos estaban trabajando activamente para cultivar resiliencia y sostenibilidad para el futuro del planeta.

Al desarrollar e implementar la idea de “fijación” Greenberg comenzó a ver el concepto de neutralidad de carbono como el centro de la compensación.

Por “la idea de que podemos ser de algún modo neutrales”, dice Greenberg, la compensación es propensa a ineficiencias por la necesidad de medir la cantidad de emisiones mitigadas por cada dólar y cada actividad de cada proyecto en particular, junto con temas de adicionalidad, temas que fugan recursos antes de que puedan alcanzar su meta.

“Corre, Corre, y Cuida el Medioambiente” dice este señal pintado por un joven líder de SERES en la comunidad de El Milagro en Suchitoto, El Salvador. Greenberg dice que es importante enfocarse no solo en la reducción de las emisiones de carbono, sino también en resiliencia, ya que para los jóvenes de SERES y sus comunidades los efectos del cambio climático son presentes y urgentes. [Foto de SERES]

“Absolutamente necesitamos reducir emisiones de carbono ¿nadie cuestiona eso, correcto? Necesitamos reducir de manera drástica las emisiones de carbono del planeta. Pero el tema con la neutralidad del carbono es da la ilusión de que es todo lo que necesitamos hacer. Como si, de alguna manera, pudiéramos agitar una varita, ser carbono-neutrales y el problema se soluciona, dice Greenberg y agrega “Pero más que eso, realmente limita como pensamos en el tema, y como pensamos en el cambio climático”.

Desde su punto de vista, abordar el cambio climático sólo a través de cuánto CO2 es emitido y cuánto es reducido, es enfocarse en una parte esencial de la acción climática, pero no es para nada la única.

“Tenemos que crear sistemas alimentarios locales y resilientes. Tenemos que proteger la biodiversidad y la vida silvestre, tenemos que pelear por justicia climática, (y por) toda esta gente que está siendo injustamente afectada por el calentamiento global. Tenemos que reestructurar y reemplazar todos estos sistemas, sistemas políticos  y económicos que nos llevaron a esta situación en primer lugar”, dice Greenberg.

“Nada de eso se puede hacer sólo a través del mercado voluntario de carbono.”

La fijación del futuro y el futuro de la fijación

Con Earth Deeds, que Greenberg fundó en 2012 para proporcionar una plataforma y materiales de consultoría y educación para la fijación de carbono, el objetivo es “reducir las emisiones, pero con un pensamiento sistémico”.

“La idea contabilizar nuestras emisiones inevitables, apoyando la sostenibilidad y la resiliencia en comunidades que nos importan. Hagamos realmente esa pregunta: ¿Cuál pienso que es el mejor uso de $ 100 o $ 1000 o lo que sea, para crear un futuro más sostenible? “Greenberg dice.

Aparte de unas cuantas comunidades cuáqueras que habían desarrollado un programa de fijación interna, no había muchos otros que hicieran algo como la fijación de carbono cuando Greenberg comenzó a desarrollar el modelo con Living Routes. Incluso ahora, dice Greenberg, la fijación de carbono es todavía bastante nueva.

“Es un concepto desafiante, porque la mayoría de la gente no entiende o no le gusta (la compensación de) el carbono. Así que básicamente estamos diciendo: tenemos una idea mejor. Pero estamos hablando con personas que no entienden o no les gusta el concepto que estamos tratando de reemplazar “, dice.

Greenberg se ha centrado en compartir información acerca de la fijación en el mundo académico, dados sus antecedentes y el acceso que ofrece a mercados adecuados de igualación para Earth Deeds. En general, puede ser una venta difícil porque es una opción y un gasto voluntarios, pero poco a poco está ganando terreno, especialmente con grupos de estudiantes y universidades y programas de estudio en el extranjero que proporcionan una plataforma y una audiencia listas para iniciativas de fijación.

Earth Deeds ha trabajado con varias universidades y programas de estudios en el extranjero, incluyendo el proveedor de terceros CIS Abroad. Con CIS, Earth Deeds ha facilitado la fijación de emisiones de carbono en sus programas de educación internacional, permitiendo a los estudiantes, personal y otros participantes calcular los costos sociales de sus emisiones de carbono durante la duración del programa y luego distribuir esos fondos a más de 14 diferentes proyectos en todo el mundo.

“Es genial porque les ayudamos a identificar proyectos cerca de donde los estudiantes están, así que a menudo deciden salir y ver el lugar que apoyan, y construir una conexión realmente agradable allí”, dice Greenberg, con proyectos que van desde ecoaldeas en Australia, federaciones de vida silvestre y proyectos de microfinanzas para mujeres en Oaxaca, México, entre otros.

“A veces es difícil distribuir el dinero, porque piensan que es falso”, dice Greenberg, riendo. “Y tengo que convencerlos, no, no, realmente tengo dinero que estoy tratando de darles”.

Reducción Y Resiliencia

Los programas de SERES se fortalecen la resiliencia en Centroamérica a través de la activación del liderazgo juvenil y la educación sostenible. [Foto de SERES]

Para Greenberg y Earth Deeds, abordar el cambio climático y sus efectos no son tan simples como dar dinero. Es un problema holístico que debe abordarse de manera holística.  

“Creo que la mayoría de nosotros – la mayoría de la gente ni siquiera piensa en sus emisiones de carbono. Nos hemos metido en la situación en la que estamos porque hemos valorado la naturaleza en cero. Hemos dicho esencialmente que es gratis, ya sea cortar bosques, respirar el aire – se puede hacer todo eso de forma gratuita. Pero obviamente, no es gratis. Obviamente, ha sido un costo enorme. La mayoría de nosotros ni siquiera lo reconocemos aún. La compensación hace un poco, pero sigue siendo un poco como barrer el problema bajo la alfombra. Es como: voy a dar un poco de dinero aquí y no voy a pensar en ello”, dice Greenberg.

“Con la fijación y Earth Deeds, estamos haciendo lo contrario. Estamos diciendo que queremos hacer esto lo más visible posible y queremos que sea lo más significativo posible, y construir esas relaciones, porque la construcción de esas relaciones creará un mayor sentido de interconexión”, dice Greenberg.

“No se trata de que no haya impactos”, añade. “Es una cuestión de cómo crear tanta resiliencia como sea posible”.

Citando el trabajo de la activista ambiental y autora Joanna Macy, Greenberg cree que el cambio duradero y sostenible vendrá de “nuevas visiones del mundo”.

“Necesitamos nuevas historias sobre quiénes somos, y hemos llegado a este punto a través de historias sobre estar separados unos de otros, que estamos separados de la naturaleza, que estamos separados de todo … Lo que estamos tratando de hacer con Earth Deeds es contar una historia diferente. Que en realidad, fundamentalmente, estamos conectados, somos interdependientes. Y si conseguimos eso, entonces todas nuestras acciones serán intrínsecamente sostenibles”, dice Greenberg.

“No vamos a cambiar el cambio climático, no vamos a cambiar el calentamiento global mediante el cambio de nuestras bombillas. Eso simplemente no es suficiente, a ese nivel. Necesitamos acciones más grandes. Esa es la visión: ¿Cómo visualizamos lo que estamos haciendo, conectado a acciones cada vez más grandes? “-Daniel Greenberg, Fundador y CEO, Earth Deeds

Para iniciar su viaje de fijación con SERES, visita nuestra página del equipo aquí en el sitio web de Earth Deeds.

-Emily Neil, Oficial de Comunicación, SERES

Publica un comentario